Doctrina Catolica Biblica

Doctrina de la Iglesia Catolica Apostolica y RomanaTransmitida por La Escritura, Tradicion y Magisterio.Bienvenido


No estás conectado. Conéctate o registrate

El razonamiento anticatolico

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 El razonamiento anticatolico el Lun Feb 08, 2010 7:24 pm

Vela


Admin
Los anticatolicos, comienzan normalmente la discusión
con un ataque a la santa Iglesia Católica,
como si ellos fueran irreprensibles.

Pero rápidamente el tema cambia
y los ataques pasan a ser dirigidos contra Nuestra Señora.

Se intercambian argumentos, se refutan objeciones del anticatolico,
y cuando él se siente contra la pared, cambia de tema.

Cómo hacerle algún bien a una persona que debate de esa manera,
saltando de tema en tema, sin aclarar ninguno de ellos por entero.


¿Es posible convertirla?

Esto lleva a analizar el fondo psicológico
de los anticatolicos cuando debaten.

Lo curioso es que nunca se nota,
la recta intención en ellos para aclarar las cosas.

No les interesa conocer
nuestras razones doctrinarias e históricas
por las cuales, por ejemplo, debe haber un Papa,

se debe tener devoción a Nuestra Señora, a los santos,
creer en la Sagrada Eucaristía, etc.

Simplemente ellos desean mostrar superioridad
e intentan aplastar a quienes no están de acuerdo.

Todo católico tiene el deber de hacer apostolado
y llevar la luz de la verdad a los otros,
demostrando que nuestra Fé
no es una aglomeración de creencias sin fundamento,
como tantas otras que existen por ahí.

Todo es no sólo inspirado por el Espíritu Santo,
sino también pesado y medido, estudiado
y basado en pruebas doctrinarias, bíblicas e históricas.

Toda la argumentación católica
está fundamentada en la lógica

Ahora bien, de nada sirve discutir con una persona
que no desea conocer la verdad objetiva,
sino que le interesa apenas su "verdad" subjetiva.

Cuando Nuestro Señor le dice a Pilato
que había venido al mundo para dar testimonio de la verdad,
éste le preguntó cínicamente:
" ¿Qué es la verdad?"

- y cambió de asunto.
(Juan, 18, 38).



El problema es el orgullo...


En el fondo de esa actitud, reside en realidad el orgullo.

A una persona orgullosa no le interesa conocer la verdad.
Lo que le importa es ser dueña de la "verdad",
así podrá modificarla de acuerdo a sus caprichos.

Pero yo no debo querer ser el dueño de la verdad,
debo querer, eso sí, que la verdad sea dueña de mí.

Por esto, los debates con la mayoría de los anticatolicos
no conducen a nada.

La Iglesia Católica nos enseña una sabia actitud en esta materia.
Yo, como individuo, sufro las consecuencias del Pecado Original,
y por eso las potencias de mi alma
(inteligencia, voluntad y sensibilidad) pueden fallar.

Puedo cometer un error de apreciación;
una formación defectuosa me puede influenciar al tomar una decisión;
puedo haber olvidado un dato que modificaría mi pensamiento.


Pero Dios, en su sabiduría infinita, nos proporciona una institución
- la Santa Iglesia Católica - para compensar mis defectos y debilidades.

La Iglesia me guía en la verdad,
y maternalmente me enseña aquello
que muchas veces, yo no conseguiría llegar o entender por mí mismo.


El Bien es, de suyo, difusivo
Si nos colocamos en esta óptica,
veremos que no existe competencia en la transmisión de la verdad.

Si yo deseo hacer el bien a otros,
y aparece una persona que lo hace antes que yo,
no tengo porqué sentirme triste.

Al contrario, será agradable poder contar con tan preciosos auxilio.
Lo que me interesa es la difusión de la verdad.
Y que sea la Verdad, no "mi verdad".

Esto es lo que pasa en relación a Nuestra Señora
y Nuestro Señor Jesucristo.

Él es la Verdad y el Bien,
y el Bien es eminentemente difusivo, Dios desea llegar a todos,
y para eso cuenta con la ayuda
de la más valiosa de todas las criaturas: la Virgen María.

Cuantas veces, en un debate con los anticatolicos ,
los alegatos anti-marianos que presentan son:

"Dios no necesita de Nuestra Señora" ;
"Jesús es el único mediador", etc.

Ellos realmente ignoran
que de hecho, y teológicamente hablando,
Dios no necesita de nadie
ni de los mismos anticatolicos



EL ORGULLO NO ES DE DIOS

El orgullo es opuesto al Espíritu de Dios,

y si Dios quiere asociar otros seres
para la difusión del Bien y de la Verdad ¿ quien puede impedírselo ?

Nuestro Señor no ve la benéfica actuación de su Madre santísima
como si fuese una competencia.


Llama mucho la atención esa especie de irritación malevolente,
manifestada por ciertos anticatolicos

contra los privilegios de Nuestra Señora.

Parece que les duele personalmente
el hecho de que Nuestra Señora
no haya sido concebida en el Pecado Original;
y el hecho de que ella sea Virgen antes, durante y después del parto;
y el haber sido elevada en cuerpo y alma a los Cielos, etc.

Ahora bien, lo que Ella posee, no me disminuye en nada el amor por Dios
Por lo contrario,
Ella me ayuda a elevarme en la virtud.

Los anticatolicos, sin embargo,
quedan incomodados con estas virtudes que se le reconocen a La Virgen Maria

Por qué?

Por causa del orgullo.

A una persona orgullosa muchas veces no le importa tener algo,
pero no tolera que otras personas posean algo que él no tiene.

Esto es lo que les choca profundamente y les hace rebeldes.

En la Revolución protestante de Lutero, en el siglo XVI,
es la antepasada ideológica de los comunistas.

Unos y otros son movidos por semejante espíritu de rebelión.
El mismo orgullo que lleva unos a robar la propiedad ajena
(los comunistas), impulsa a otros a rebelarse
contra los privilegios espirituales.
on dos expresiones diversas del mismo espíritu igualitario...

Solución de la problemática

Sólo unos pocos anticatolicos
manifiestan rectitud de espíritu
y quieren conocer dónde está la verdad;
y en general terminan por convertirse a la Religión Católica,
o al menos, quedaban con simpatía por la Iglesia Católica.

En estos podría ocurrir un error de inteligencia,
pero no la maldad del orgullo.

Con ellos se podría debatir durante horas,
y no se notará el bloqueo mental
que a muchos les impide la adhesión a la verdad.

Los cristianos catolicos, deseamos que los anticatolicos
cambien de concepción errónea acerca de Nuestra Señora,
debemos rezar y esforzarnos para que sea removida de su mente
la idea de un Dios envidioso de sus criaturas,
que vive aislado practicando el bien.

Etgrum

Ver perfil de usuario http://catolicos-2000.activoforo.com

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.