Doctrina Catolica Biblica

Doctrina de la Iglesia Catolica Apostolica y RomanaTransmitida por La Escritura, Tradicion y Magisterio.Bienvenido


No estás conectado. Conéctate o registrate

El discípulo amado y María Magdalena

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 El discípulo amado y María Magdalena el Sáb Feb 14, 2009 5:50 pm

Vela


Admin
Segun algunos Maria Magdalena
era el discipulo amado.
Dcien que Maria Magdalena llegò a decirle a Pedro
y tambièn se dijo a si misma


El primer día de la semana,
María Magdalena fue de mañana,
siendo aún oscuro, al sepulcro;
y vio quitada la piedra del sepulcro.

Entonces corrió, y fue a Simón Pedro
y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo:

Se han llevado del sepulcro al Señor,
y no sabemos dónde le han puesto


=============================================


Segùn algunos Maria Magdalena
llegò primero al sepulcro
porque corrìa màs que Pedro


Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro
Corrían los dos juntos;
pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro,
y llegó primero al sepulcro.
Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró


==============================================


Segùn algunos Maria Magdalena
volviò a creer por segunda vez
lo que ella misma
habìa ido a decir a Pedro y a ella misma
"que se habian llevado el cuerpo de Jesus "


Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro,
y vio los lienzos puestos allí,
y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús,
no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte.

Entonces entró también el otro discípulo,
que había llegado primero al sepulcro; y vio, y creyó.


==========================================


Segun algunos Maria Magdalena
andaba pescando con Pedro en la barca
y tambien echò las redes


El les dijo:
Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis.

Entonces la echaron,
y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces.

Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro:
¡Es el Señor!

Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa
(porque se había despojado de ella),
y se echó al mar.


============================================


Segun algunos, los discìpulos decìan
que decìan Marìa Magdalena no morirìa
y es la que "escribiò estas cosas"
o sea que Maria Magdalena
escribiò el Evangelio de San Juan.


Volviéndose Pedro,
vio que les seguía el discípulo a quien amaba Jesús,
el mismo que en la cena se había recostado al lado de él,
y le había dicho:
Señor, ¿quién es el que te ha de entregar?

Cuando Pedro le vio, dijo a Jesús:
Señor, ¿y qué de éste?

Jesús le dijo:
Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿a ti qué ? Sígueme tú.

Este dicho se extendió entonces entre los hermanos,
que aquel discípulo no moriría.
Pero Jesús no le dijo que no moriría, sino:
Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿a ti qué ?

Èste es el discípulo que da testimonio de estas cosas,
y escribió estas cosas;
y sabemos que su testimonio es verdadero.

=================================================

El discipulo amado es JUAN.

Habiendo dicho Jesús esto,
se conmovió en espíritu, y declaró y dijo:
De cierto, de cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar.
Entonces los discípulos se miraban unos a otros,
dudando de quién hablaba.
Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba,
estaba recostado al lado de Jesús.
A éste, pues, hizo señas Simón Pedro,
para que preguntase quién era aquel de quien hablaba.
El entonces, recostado cerca del pecho de Jesús, le dijo:
Señor, ¿quién es?
Juan 13,21-25


Cuando vio Jesús a su madre,
y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente,
dijo a su madre:
Mujer, he ahí tu hijo.
Juan 16,21


El primer día de la semana,
María Magdalena fue de mañana,
siendo aún oscuro, al sepulcro;
y vio quitada la piedra del sepulcro.

Entonces corrió, y fue a Simón Pedro
y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo:

Se han llevado del sepulcro al Señor,
y no sabemos dónde le han puesto

Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro.

Corrían los dos juntos;
pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro,
y llegó primero al sepulcro.
Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró.

Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro,
y vio los lienzos puestos allí,
y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús,
no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte.

Entonces entró también el otro discípulo,
que había llegado primero al sepulcro; y vio, y creyó.

Porque aún no habían entendido la Escritura,
que era necesario que él resucitase de los muertos.
Y despues volvieron los discípulos con los suyos.
Juan 20,1-10


Cuando ya iba amaneciendo,
se presentó Jesús en la playa;
mas los discípulos no sabían que era Jesús.

Y les dijo:
Hijitos, ¿tenéis algo de comer?

Le respondieron:
No.

El les dijo:
Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis.

Entonces la echaron,
y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces.

Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro:
¡Es el Señor!

Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa
(porque se había despojado de ella),
y se echó al mar.

Y los otros discípulos vinieron con la barca,
arrastrando la red de peces,
pues no distaban de tierra sino como doscientos codos.
Al descender a tierra, vieron brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan.
Juan 21,4-9


Volviéndose Pedro,
vio que les seguía el discípulo a quien amaba Jesús,
el mismo que en la cena se había recostado al lado de él,
y le había dicho:
Señor, ¿quién es el que te ha de entregar?

Cuando Pedro le vio, dijo a Jesús:
Señor, ¿y qué de éste?

Jesús le dijo:
Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿a ti qué ? Sígueme tú.

Este dicho se extendió entonces entre los hermanos,
que aquel discípulo no moriría.
Pero Jesús no le dijo que no moriría, sino:
Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿a ti qué ?

Èste es el discípulo que da testimonio de estas cosas,
y escribió estas cosas;
y sabemos que su testimonio es verdadero.

Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús,
las cuales si se escribieran una por una,
pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros
que se habrían de escribir. Amén.
Juan 21,20-25

Ver perfil de usuario http://catolicos-2000.activoforo.com

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.